lunes, 16 de febrero de 2009

Deseos para mi muerte


Quiero de epitafio un espejo
Y que la sombra de un manzano sea mi cruz
Pues quiero cargar manzanas hasta mi Monte Calvario
Donde miraré a los que sufren como lo hacía un Jesús

Quiero que mi lápida sea mi tumba
Para poder estar de pie y descansar
Quiero que me dejen canciones en vez de flores
Y que la sordera no exista en el más allá

Recuerden regar el manzano con burbujas de saliva
Mas nunca lo intenten talar
Quiero que mis amigas me besen en la boca
Y que les avisen que pueden llorar

Quiero que Dios se reconcilie conmigo
Pero que no se ponga sentimental
Que mande a José a preparar mi féretro
Y que le diga a Dalí que me debe maquillar

Si me vuelvo fantasma, quiero sentir y hablar
Para que sepan que me enamoré de mi muerte
Y que aunque me angustie pensar en ella
No puedo sacarla de mi vida, de mi suerte


Ya dije que quiero en mi epitafio un espejo
Un rostro que se vea es todo lo que quise decir
Las palabras siempre me sobraron en la vida
Como en mi exiliada amiga sobrará el candil

No me agradan los brindis por partidas
Menos cuando se trata de la mía
Si soy olvidado en un siglo, resucitaré
Para dejar nuevos recuerdos o los que olvidé


No quiero que me coman gusanos
Que sean orugas, por favor
para ser parte de una metamorfosis
y en tres semanas, volver al sopor

Quiero que sepan que cuando escribí esto
La muerte me estaba arrullando
Que lloraba por tenerme tan cerca
Que lloraba por faltarme tanto

1 comentario:

Sol dijo...

En general, me gustó. Lo de los vampiros si lo encontre un recurso medio fome, a lo del epitafio de espejo le podrias haber sacado mas jugo, porque es una buena idea :)