miércoles, 25 de marzo de 2009

En el parque


Mientras el sol se marcha para dejar el cielo como pupilas.

Mientras una flauta suena más fuerte y mucho más bella que los autos que intentan romper la armonía.

Mientras el viento se vuelve frío como un desconocido y los niños aprenden a andar en bicicleta.

Mientras la gente se mantiene acompañada y los sauces lloran oxígeno contaminado con melancolía.

Mientras un poeta escribe solo en una banca y ve volver a tanta gente de sus trabajos.

Mientras el cielo se enluta, mientras las aves roban ramas, mientras los árboles tiritan por el viento frío y los perros sacan a dar un paseo a sus dueños.

Mientras un muchacho se le declara a una joven rubia y no nota que a su lado llora una quinceañera porque su pololo la ha dejado.

En el parque, donde los relojes fueron quitados, porque en este lugar el tiempo nunca existió y los árboles en primavera se vuelven semillas.

En el parque el sol juega desde temprano en los columpios y los padres vuelven a ser hijos.

Aquí, donde la muerte chapotea en la pileta y las gotas de rocío son lágrimas de alegría.

En el parque...

No hay comentarios: