viernes, 6 de marzo de 2009

Hohloki


El twístico hombre que hace algunos días trajo la opitulación, hoy tciëado o rapastuñando como los ayerísticos días donde el druico sol yo brillaba todo entero. Mí, cowellu en ser tú, miltor alegre día a día, acaeció entonces que trinto e impertérrito, sin sentido dlístico o coherente, las letras tlararon de nuevo sin sentido y el nació Hohloki y el twístico, no más fue twístico, sino, roscodo y austero, y recurría a letanías frumbradas que eran escuchadas por un solo ser, nadie. Y yorkaron fiamburosos y richiwados en pleno solsticio invernal y las derramadas por el hombre nunca fueron ciñalidas y eä, eü, uï y oôik no compra a Hohloki el poder que druico y febril se despertaron y abrió y habrío y dondrag rodó por donde no Hohloki a las subiría nubes.
Hohloki ahora ya no le importan los ayes y nada tiene que brentir a la twistería, pues los diccontwe ya no están en reino de Hohloki.

No hay comentarios: