miércoles, 25 de marzo de 2009

Se me olvida pestañear


Imagina que mis pupilas son dos clítoris que se estimulan con cada cosa que veo y me provocan gran placer. ¿Acaso eso no es motivo suficiente para que se me olvide pestañear? Seguro tú no te mantendrías a cada instante con los ojos abiertos para que no se te escaparan detalles de lo que acontece si estuvieras en mi situación. Eso justifica mis ojos rojos, parpadeos poco recurrentes y... que no pueda dejar de mirarte.
-Mi vida es orgasmo sensitivo.
-Mirar a los ojos es una orgía visual.
-Usar lentes es como usar condón.
-Prefiero llegar al clímax clavando mi vista clara sobre ti.
-Dormir es la cohibición de mi desenfreno ojístico.

Ya no me mirarás con los mismos ojos, pues ahora tus ojos adoptaron mi anatomía ocular repleta de sexualidad y deleite. El mundo es algo sublime que te provocará el goce más depravado. Bienvenida a mi mundo impúdico y de vaginalidad pupílica. Espero verte a los ojos prontos.


Con cariño
...
César Paolo


Post Scriptum: Te recomiendo comprar gotitas para los ojos que, aparte de quitarte lo rojo, funciona como lubricante a la vista.

1 comentario:

César Paolo dijo...

Sanndy:
Siento ocupar tu ojo para mi impúdico texto, pero la foto era propicia.
Un beso