viernes, 24 de abril de 2009

V

Si no existieran los duendes, mi vida no tendría sentido.

IV


Mi naranjo tuvo una azul,
La lógica la pintó naranja.

III

No tener motivos para estar triste
Es un motivo para estar contento.

II

La única diferencia entre tú y yo
Es que crees que somos distintos.

jueves, 16 de abril de 2009

Cursi



Oye, tienes cara de poema, te aconsejo que vayas a lavartela a la pileta de un parque... aunque... no, mejor no, en esta época del año los parque están llenos de otoño y te puedes ensuciar el rostro con la amarillenta estación. Ven, yo mismo te limpiaré la carita con mis manos, no te muevas... ¡Listo!... jaja
¿De qué te ríes?¿¡Qué me hiciste!?
Nada, es que todo fue una excusa para acariciarte.

Te saco en cara

Lees mucho como para sentirte analfabeta.
Tú lees muy lento, te veo hace dos años leyendo La Metamorfosis.

Te llaman muchos 'queridos' como para que digas que eres antisocial.
Tú escuchas muchas cosas como para ser sorda.

Dices muchas cosas como para declararte tímida.
Tú apuntas mucho tus 'miradas' a mis pechos como para ser ciega.

Te das cuenta de varias cosas que otras personas como para declararte 'una más'.
Y tú estás teniendo una erección, Teresa.

miércoles, 15 de abril de 2009

I

Tú y yo no rima, pero es un verso libre.

viernes, 10 de abril de 2009

Señor Curioso


Eran las veintidós horas y veintitrés minutos o las diez veintitrés, o treintaisiete minutos para las once, o cerca de una hora y media para la media noche, bueno, ustedes comprenden, o tendrían que hacerlo, no es algo que requiera gran capacidad de comprensión y razonamiento para lograr entenderlo. Yo estaba sentado en una plaza o plazuela, en realidad nunca me esmeré en establecer una diferencia entre ambas, y ella apareció corriendo, parecía muy asustada, por lo que yo le pregunté qué era lo que le ocurría y ella me contestó que no me incumbía con improperios que no vale la pena recordar, quizás algunos como 'hijo de puta', de hecho, esa fue la única rotería que me dijo. El caso es que siguió corriendo y yo seguí sentado. A los diez segundos que la tipa se perdió de vista, apareció un hombre con una sierra eléctrica, caminando lento, alicaída, mirando el suelo, era un tipo digno de lástima. Yo le pregunté «¿Qué te sucede muchacho?», él me miró y se vino a sentar a mi lado para contarme su desdicha; el tipo me dijo que era un joven solitario, que era maltratado cuando niño y que había secuestrado a una muchacha para sentirse acompañado. Que había sido muy feliz mientras ella había estado a su lado, pero la impúdica ramera se intentó escapar y él debía matarla, pues la mujer había sido una ingrata, ya que el joven le había dado de todo, de amor hasta dinero. Por eso sacó su sierra eléctrica y se aproximó a la muchacha, pero ella, al notar que él se acercaba, se escabulló por una ventana, por lo que tuvo que perseguirla, mas, cuando él salía de su casa, la sierra dejó de funcionar, el joven no notó que se había desenchufado, él sólo corrió tras de la malagradecida. Cuando se percató que la máquina no funcionaba, le dio pena y quedó decepcionado de no poder matarla como quería y ahí fue cuando me encontró. Yo traté de consolarlo pero insistió en ahorcarse, así que le dije que hiciera lo que setía que era lo correcto. Se colgó con una soga en un aromo de la plaza (o plazuela, ya estableceré la diferencia). Yo me paré de la banca y me fui. A mi espalda escuché el grito de una mujer, que a juzgar por las características del grito, estaba horrorizada, yo volví para preguntarle qué era lo que le sucedía.

sábado, 4 de abril de 2009

AAAAHHHH!!!!


¡¡¡TENÍA MUCHA RABIA!!!
Y ESPERABA EXPULSARLA GOLPEANDO TU PUERTA.
CUANDO LLEGUÉ FUERA DE TU CASA,
MALDIJE A TU TIMBRE Y ME FUI INDIGNADO.

Algo


No estés sola en esta realidad
cuando te puedo hacer compañía
Es cierto que la gente pasa y se va
que no saludan y aun menos se miran

que te hacen llorar apenas naces
en vez de hacerte cosquillas
y que los árboles prefieren callar
en vez de buscar en ti a una amiga

Cuando el gorrión se quede sin árbol
y tú no hayas escuchado su melodía
te arrependirás de no haber hecho algo
pero otras cosas te esperan todavía

No andes seria por esta realidad
ya son muchas las sonrisas perdidas
es muy cierto que
las vidas se van
mas, no planees una pronta huída

aunque el camino lo hicieron para andar
aunque la pena sea para llorar
aunque los campos no estén en la ciudad
hay algo que a diario nos cautiva

aunque la lluvia pronto se cansará
aunque la noche sea la oscuridad
aunque no te puedas a los ojos mirar
hay algo que te provoca risa

¿Será que todo es algo distinto?
¿Será que ya reviven los instintos?
¿Acaso aun existe una esperanza?
¿Acaso todo y algo son cosas falsas?

Gotas de letras


Y la lluvia vendrá
Regará mi inspiración
Traerá montones de rocío
Ese que todo poeta nombra
Me hará pensar en llanto
Y se me ocurrirán mil versos
Veré a Teillier sobre una nube
Y El sol reposará sobre otra
Y la lluvia vendrá
Empapará mis escritos
La tinta se esparcirá
¡Serán perfectos escritos de lluvia!

miércoles, 1 de abril de 2009

Bienvenida Juventud


Ya llegué a una edad donde te das cuenta que no te gusta lo moderno y anhelas haber vivido en otro tiempo pasado o por lo menos no tener tantas comodidades.

Ya llegué a una edad donde no se puede seguir estando de brazos cruzados, pues miras a tu alrededor y notas que todo el mundo ha estado en la misma posición.

Ya llegué a una edad donde te das cuenta que no cumples años, sino días, incluso cumples minutos, pero más que eso, cumples cada instante.

Ya llegué a una edad donde compartes con vagabundos las intimidades que compartías con los amigos que ya no están.

Ya llegué a una edad donde mi vida tiene sol de mediodía y puedo hacer billones de cosas antes que anochezca. ¿Y quién sabe?, probablemente sea bohemio y viva en plena noche.

Recuerdo haber ido a buscarte al colegio


Recuerdo haber caminado por esta calle solitaria un jueves sábado en un julio abril.

Que me senté en el pasto a escuchar un zorzal que tenía un canto parecido a tu rostro y que el ruido de una moto lo espantó.

Que un furgón sacaba niños por su ventana como se asoma una lengua burlona y que los niños bromeaban con mi pelo en una risa fugaz, pues veloz el furgón se perdió de vista.

Recuerdo haber caminado lento bajo los plátanos orientales, sintiendo el crujir de las hojas en cada paso mientras una muchacha me adelantaba en su bicicleta con canasto.

Creí oír tu voz mil veces, pero sólo lo creí, porque era tu cara la que no desenfocaba en mis imágenes mentales, lo que pensaba que era tu voz, eran aves o quizás las hojas de los árboles agitadas por el viento.

Un aroma a madreselva me obligó a detenerme por un momento, enfrasqué ese olor en una botella para sentirlo cuando sólo hubiese pavimento.

Cuando al fin llegué donde estarías, me senté a esperar que aparecieras, aproveché de recordar tantas cosas que el instante se transformó en un recuerdo.

Recuerdo haberte escrito del pasado un agradable verso.

Excusas


Te pregunté por qué y me respondiste con seis kilos de 'es que'.
No te los pude recibir, pues ya traía conmigo muchos debo y tengo en mi equipaje.

El duelo


Somos únicamente tú y yo y ya te he localizado en el espejo.
No necesito otra arma, mis dedos son más que suficientes para acabar contigo de una vez por todas.
No es un tema de racismo, pero no me agradas y te mandaré a dormir con los peces.

Te llegó la hora bastardo, nunca debiste asumar tu oscuro rostro en mi pueblo.

¡Adiós!... punto negro.
Lo rojo es lo de menos

Plagio


Para Pablo Zurita

En un oscuro castillo sobre las nubes de tormenta, el dr. Le Grand había concluído su experimento; con partes de muertos armó un monstruo humanoide, Junior. Ahora esperaba un rayo para darle vida.
A las 23 horas y 27 minutos un rayo animó a la bestia y de inmediato se precipitó sobre su creador, pues había visto en el espejo la horrible criatura que era. Luego de golpear y dejar malherido al doctor, Junior logra articular unas palabras:
—¿Por qué?— preguntó lastimeramente el monstruo.
—No, ¿Por qué tú me golpeas?... ¿Acaso no sabes que yo te cree, yo te concedí la vida?.
—Por eso te estoy preguntando ¿Por qué lo hizo?
.

El silencio del doctor puso en manifiesto que no sabía la respuesta. Y así a la sombra del castillo la bestia acabó con su creador.