martes, 12 de mayo de 2009

Contestatario Señor Dos


Señor Dos, dígame qué fue lo que lo llevó a hacer esa operación de manera errónea, entiendo que usted es un doctor de renombre y nunca antes se había equivocado, usted era lógico y exacto.
Dígame señor Dos ¿Por qué dejó la lógica y exactitud en esa operación?¿Acaso el hecho de hacer sido siempre par terminó con su cordura? Sí, eso debe ser, usted ya no soportó la carga de ser un par y de volver par a quien quisiera multiplicarlo, por eso cometió la osadía de equivocarse ¡Qué impúdico acto ha efectuado! Sabe muy bien que esto le costará caro, en este país está prohibida la incoherencia.
Señor Dos, respóndame si ese fue su motivo para intentar matar al resultado correcto, o acaso fue otra la causa de su acción.
¿Problemas con su pasado? Puede que sea eso lo que lo perturbó: usted tiene trabas por desconocer a sus antepasados, su árbol genealógico está incompleto, señor Dos, sé que usted no sabe cuáles son sus raíces, a Uno lo envidia, por eso atentó en contra de aquel resultado. La operación era simple, usted la complicó ¡Todo por sentirse como un insulso primo!
¡Conteste señor Dos! Piense, Uno es real, usted es real, el resultado que agoniza también lo es.
¡No siga actuando con esa naturalidad! ¡Conteste! ¡Esta situación no es compleja!
¡Vuelva a ser el Dos que el mundo conoce!

No hay comentarios: