martes, 2 de junio de 2009

¡Tan feliz que te vestiste hoy!


Hoy le dije a una vendedora que quería una polera azul con mangas felices, ante la cara que me puso, tuve que proceder a explicarle un poco acerca de los colores, en específico, sobre el color felicidad. Aquí tienen una pequeña muestra acerca de este bello color.

La felicidad es un color que está en un espectro invisible para el humano. Por más que la busques, no la encontrarás. No es como el azul: el azul lo ves y te puedes sentir azul sin mucho esfuerzo, aparte, no tiene ningún efecto perjudicial la exposición prolongada a este color. En cambio, la felicidad actúa como los rayos ultravioletas, o sea, me refiero a que a los rayos ultravioletas no los ves, pero sabes que existen y que no te conviene estar mucho tiempo expuesto directamente a estos
rayitos bombardeados por el sol. Con la felicidad sucede algo similar, como es un color ajeno al espectro visible, pasa desapercibida, pero está en todos lados. El problema con este color es que cuando te comienzas a pintar de felicidad, se presentan varios síntomas, como espasmos en músculos faciales que provocan sonrisa, ultrasensitividad corporal y emisión de sonidos carcajados. Como el humano no está adaptado para ver ni para pintarse de este color, su frágil cuerpo se cansa y de inmediato activa mecanismos para sacarse la felicidad de encima (generalmente son reflejos cerebrales de conciencia activados en la misma persona empapada de felicidad o en un tercero).
La felicidad no es tan buena como la han pintado en la historia y en las sociedades, pero como los colores que no vemos son un área del conocimiento humano poco explorado, la gente se siente atraída por la felicidad, al igual como pasa con los seres extraterrestres o el Triángulo de las Bermudas. Los científicos ni siquiera han podido crear unos visores de felicidad, pero mientras esperamos la creación de este revolucionario invento, tendremos que conformarnos con ver sólo los síntomas de la felicidad.
No se puede describir otra característica de este color, pues es un color que no vemos, pero te aseguro que es distinto a todos los colores que estás viendo ahora y a los que verás en un rato más.
La felicidad te pinta cuando menos te lo esperas.

No hay comentarios: