lunes, 17 de agosto de 2009

Me declaro ser humano


Señor, me declaro incompetente e intrascendente en este mundo real. A pesar de lo que me dice mi familia, mis amigos y mi psicólogo, me siento inservible; fríamente, lo soy. En nada le afecta al mundo si yo desaparezco de repente, pues mi familia y amigos sabrán superar la pérdida; en mi trabajo contratarán a alguien nuevo para que me reemplace; mis libros encontrarán nuevos lectores. El planeta se beneficia con que haya un hombre menos. A demás, más del 99% de la población mundial no me conoce y para ellos, les soy indiferente, no les importa que me pase algo.
Aparte, Señor, yo estoy consciente de que usted se aburrió de mí, que me apartó como quien consigue terminar un videojuego al 100%, yo ya no soy su personaje predilecto —quizás, nunca lo fui—, me abandonó, me dejó a la deriva, soy una hoja de papel arrojada al suelo, con la vida en las manos de una tormenta.
Está estúpido si piensa que quiero suicidarme, Señor, sé bien que los funerales cuestan mucho dinero, claro que a mí no me importa eso, sin embargo, para mi familia es imprescindible tener unos billetes cada mes. Yo opino que deberían incinerar a los muertos por un tema de espacio y con todas esas hectáreas repletas de cadáveres, hagan parques paradisiacos, bosques en medio de la ciudad. Esas tradiciones de dejar flores a las tumbas con huesos pulverizados, se podrían abolir, en primer lugar, por respeto a la vida de las flores, y segundo, porque eso promueve la visión de la flor como algo netamente comercial y una declaración inconsciente de necrofilia, ya que es sabido que la flor es el órgano reproductivo de la planta. Cortar una flor por un tema emotivo-sexual me parece una bazofia.
¿Que qué haré entonces? En realidad, no lo sé, resignarme a vivir hasta que llegue la hora de mi muerte.
¿Qué por qué se lo cuento, Señor? Porque usted es el único que no se escandaliza cuando doy un punto de vista.
Señor, ¿Se da cuenta?, lo que digo de nada sirve, ni siquiera sé si usted existe para escucharme. Lo poco que incumbo a la realidad me deprime.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola tu.... yo, me declaro ausente... y esperanzada en eso de recibir cartas... quiero una carta otra vez... y quiero un parque y una conversacion, no se tal vez encontrarnos por ahi....

estas son señales de vida...
trate de hacer señales de humo pero la condicion del aire en santiago no me lo permitio eso de la pre-emergencia y esas cosas usted sabe no?...
abrazo... y nos vemos por ahi en el metro donde la gente saluda por que si... esa gente que sabe.... esa gente que se delcara ser humano...., esa gente como usted que sabe esto de ser, de ser "humano"...

saludos le mandan mis tildes perdidos...

saludos le mandan mis arboles de murallas...

abrazo.

Piel_Canela42 dijo...

hola, me encantó tu carta , es un grito de auxilio y una rogativa. eres una pluma muy agíl .
saludos.
Marce...