lunes, 26 de octubre de 2009

Idilio a mudas


Decidí quererte
No porque te hubiese querido
Porque tú me querías

Y resultó que a nadie más
A nadie, he querido como a ti

Si hubiera decidido no quererte

Hubiera menospreciado a alguien
¿Acaso esperaba decirle sí a otra?
¿Esperaba querer a alguien
Que no me quería como tú?
Quise quererte y parece

Que ya te quise con cada gana

No te abrazo

Porque temo que el querer
Te manche la ropa
No te digo

Porque temo que al decir
No diga que te quiera tanto
Pero te miro

Y veo que me quieres
Y no veo que te quiero

Porque los ojos no se ven a sí mismos


La próxima vez que te vea
No te diré que te quiero

Y tampoco me dirás que me quieres

Pero tan solo con mirarnos

No nos daremos un beso
Y con cada beso que no nos daremos

Nuestro querer crecerá otro poquito

Para que finalmente

Cuando yo te diga que te quiero

Y tú me digas que me quieres
Tendremos todo el querer del mundo

Y podremos decirnos que nos queremos

Y jamás mentiré y jamás mentirás

Al recordarnos cada día y cada instante
Nuestro querer en nuestro silencio

domingo, 18 de octubre de 2009

Indicaciones a seguir


Antes de la oscuridad, tome precauciones.
Una guitarra es la mejor compañía que puede escojer; si lo reflexiona, concluirá que ningún otro instrumento podrá comparársele, porque es el único hecho para la soledad. Llevar un espejo es algo arriesgado, pues la oscuridad es demasiado para sus ojos y verla dos veces le haría perder la serenidad. Si cree en la influencia de las ideas abstractas en su vida, lleve sus textos sagrados o lo que le pueda consolar; existe la posibilidad de que necesite un consuelo, pero tenga conciencia de que también puede que no. Un recuerdo sólo consiguirá alejarlo del presente y producirle melancolía, imagínese si lleva toda su historia consigo. Y, aunque sea lo que más quiera, no podrá llevársela, este viaje lo hará solo, sin importar sus lágrimas.

Strelitzia reginae (Poemario florido)

¿Qué mejor obsequio le dieron a Charlotte?
el ave que se quema en un vuelo frustrado
una vista marchitándose en un anhelo de cielo
lágrimas de almíbar sobre el grillete verde
una vida tras otra que no alcanza el sol



viernes, 16 de octubre de 2009

Reciclaje de los sin sentidos


Conclusión:
El amor no existe

y si existe, es finito [¡Pero eso está claro!]

Pregunta:
¿Por qué tiene que ser así?

Alternativas:
1. Porque sí.
2. No sé.
3. Dios así lo quiso.
4. Los sentimientos humanos son perecederos; la alegría no dura para siempre, el dolor tampoco. El amor es perecedero.

La uno y la tres me parecen lo mismo
La dos demuestra que no está claro
La cuatro carece de garantías

Insisto que el amor no existe
cuando observo aves cantando y bailando, eso sólo es su naturaleza
cuando veo a una madre cuidando a su hijo, eso sólo es su naturaleza
cuando la humanidad "ama", eso sólo es una calentura encubierta de su naturaleza

[La naturaleza es el amor]

Decir que la naturaleza es el amor es decir que:
-los árboles crecen por cosa de amor
-los árboles son amor
-el mundo está tapizado con amor
-el mundo es amor
-todo es amor

Estar rodeado de amor y sólo amor, es como estar en una habitación vacía, de techo, paredes y piso perfectamente blancos, sin vértices ni aristas; monótono.
En general, todas las cosas buscan una rutina monótona para vivir bien.
Si el amor existe, es una cosa más.
Las cosas tienen un final, así que el amor, como cosa, es finito.

Búsqueda de un contra-ejemplo:
¿Existe alguna cosa que no tenga un final?
...
[...]
(Reflexión de la cuestión)

Alternativas:
a) Nada
b) No sé
c) El tiempo
d) La energía y la materia
e) La respuesta se nos escapa de las manos
{Cosas que se nos escapan de las manos: Cosas resbaladizas, el agua, el amor...}

El amor no existe
¿El amor no existe?
Si existe, es finito
¿Es finito?

CERTEZA:
Hay cosas en las que Kant no se equivoca.

(¿CERTEZA?)

martes, 13 de octubre de 2009

La fosse commune du temps (Poema a Georges Brassens)


La suave amapola
dans ton bleu des bleuets
callará a la golondrina
si ton vers valent mieux que les miens

Me lanzo en tus ríos
pluviales y cantados
et j'ai vu ma peine
bien récompensée
porque con oírte aprendo el nado
y la belleza que está en francés


Il est mort sans voir le printemps
pero rió cuando se le dio vuelta el parallantos
y quedó empapado de tristeza

Je serai triste comme un saule
quand le Dieu qui partout me suit
me dira, la main sur l'épaule:
"Va-t'en voir là-haut si j'y suis"

¡Ah, Brassens!
sólo me pone triste pensar
en que nunca te agradeceré
mis tardes de tu poesía
y mis tardes de tu poesía
me sumergen en bienestar
es por eso que al final
como me siento me da igual

S'il faut aller au cimetière
je prendrai le chemin le plus long
para silbar tu testamento
y ¿quién sabe?
quizás veo algún culón

por ti sé que la belleza
se puede ocultar con un cinturón

Al parecer no te hiciste tan mala reputación
moriste;
como todos

vives entre recuerdos y olvidos;
como cualquier muerto
si el anarquismo es para los vivos
de qué te sirvió llevártelo
a la fosa común del tiempo


lunes, 12 de octubre de 2009

La familia (¿?)


El zorzal

que queda huérfano siendo huevo

no aprende su canto de otras aves

lo intuye del árbol y del viento


El zorzal

sin maestro que surcó los cielos

no aprende su vuelo de los ángeles

sólo quiere tenderse en azul terciopelo


El zorzal

como ningún otro canta

vuela bien y sin alardes

duerme abrigado en su nido

sin el arrullo de su madre

La asaltada


Cerró los ojos, yo la vi, aunque ella no me veía, porque cerró los ojos, abrió sus brazos como esperando un abrazo, yo se lo di, aunque no lo puedo asegurar. Desnuda, como las prostitutas, aunque las putas usan poca ropa, no están desnudas, así que ni siquiera era meretriz, sin mencionar que estaba llorando, una desnuda en llantos es como salir del desierto con las botas embarradas. Y callada, tan callada como alguien cuando escribe, no, más callada que eso, tan callada como una hoja en blanco, tampoco, más callada que el planeta más alejado y que no sabemos algo de él, porque estabas tan alejada, que no sabía algo de ti. Ni siquiera amor me nació hacerte; tomando en cuenta tu desnudez, tu posición abrazadora y tu apariencia de 'me da lo mismo lo que hagas conmigo', era decadente verte así, después que en el baño, a solas, te había imaginado desnuda y con lascivia desbordante. La gente que pasaba, inclinaba la vista para toparse con tu poto, luego hacían una torción del cuello y de la vista con la tentativa de ver tu teta derecha si caminaban hacia el norte y la izquierda si caminaban hacia el sur. Te hice pasar, para protegerte los pudores que se te habían ido por la costumbre de la sombra y el sol directo en tu piel. Mi ropa se volvió femenina cuando te la puse, así que te la quité, devolviéndote la desnudez, por temor a que los pantalones se volvieran faldas o que simplemente se ajustaran. Dormiste en mi cama, hubiese podido abusar de ti, quizás hasta hubiera sido con tu consentimiento, así que no hubiera sido abuso, pero dormí en el sofá y soñé con la cópula, no tuve erección, porque ya no concebía un sexo placentero, sólo lindo... y chistoso, son chistosas las caras que se ponen. Después tuve la conciencia de que era un sueño y me desperté asustado, nada más aterrador que un sueño donde funciona el consciente. No pude dormir, hasta que en la mañana, pasó tu hermano a buscarte en su auto y te fuiste, vi tu desnudez por última vez por la ventana trasera, borré esa horrible imagen de tu verdadera desnudez, me fui al baño y pensé nuevamente en ti, desnuda, pero a mi manera. Al parecer, eso se llama estar enamorado.