sábado, 1 de junio de 2013

El canon


Con el primer murmullo de un zorzal
vi un rostro quieto y blanco
unas cortinas que mataban el alba
que volvían una mirada inmaterial
me desvanecí en cientos de chispas
como si fuera carbón vivo en la pira
y quizás miento que las aves cantaban
pues mis oídos quedaron mudos
para que me concentrara en mirar
de pronto eramos estatuas
que se observaban desde siempre
enamorados sin necesidad de amarse
amenzados por el sol que comenzaba el día
y yo un Filípides urgente de avisar algo
de sellar el momento con una palabra
y dar el inicio a una historia.

Nos besamos antes de presentarnos
quizás como se hace en estos tiempos
algo inconcebible hace unas décadas
que sin pensarlo sería algo bulgar
pero yo estaba seguro de lo que hacía
iba en busca de nada
ni de una satisfacción pasajera
sin saber por qué lo hacía
y seguramente, ella se sentía igual
una historia que comienza con un clímax
esas que tienen un curso irreal.

Es cierto
recién ahora pienso en el inicio
cuando quisiera en nada pensar
con cada beso olvido todo lo dicho
y al rato invento un nuevo empezar.

Bolaño

Cotidiano, posible, político, sí, la realidad que buscan los jurados. Directo, claro, original (hasta se come comas), inherente, si hasta te mete en la historia, sí, es exactamente como a muchos les gustaría escribir, por eso es una influencia. Representativo, quizás esa es una de las palabras precisa. [Hasta ahora me es indiferente, sólo un buen escritor, esperaré leer más de él]